26 de abril de 2009

Prólogo

La ilusión del bien es una historia que comencé hace un tiempo, una historia con intención de que fuera larga, todavía esa intención esta presente pero por problemas de tiempo y de capacidad creativa la historia se ha paralizado, aquí expongo lo escrito hasta ahora, que no es mucho, pero ya es algo.

El concepto del bien es muy amplio y depende de quien lo busque para que tenga un significado, cada uno busca su propio bien, cree que lo que hace esta bien o busca el bien de otros, pero para otros no es sino una ilusión, un concepto mas que una realidad, una realidad oscurecida por el mal.

Así que el relato que intentaré terminar algún día, trata de una época dominada por seres fantásticos en un reino de fantasía, donde un viejo rey aún no sabe quien va a ser su sucesor, ya que su hija de un primer matrimonio y su hijo de una segunda esposa, se disputan el derecho de sucesión.

Por otra parte un joven de un pueblo se pierde mientras ayudaba a su padre, a este joven le espera un papel importante pero no sabe cual.

Así que ni yo mismo se como acabará esta historia, dejo para que vean lo que he escrito hasta el momento con la esperanza de continuarla.

Capítulo 1, pulsa aqui

Autor: Toni

P17

La confesión de un defecto puede ocultar
la voluntad de no cambiar.
Ya que lo confieso no tengo que aceptar
la obligación de cambiar.


“No puedo evitarlo, lo confieso” digo
desplazando mi responsabilidad hacia el otro.
“Ya lo has oído, ¿qué piensas hacer ahora?”

El Lado oscuro

Todos tenemos nuestro lado oscuro, aunque no lo creamos. A veces nuestros deseos mas siniestros, nuestros deseos mas violentos pasan rápidamente por nuestra mente, a veces sin darnos cuenta, otras los desechamos, por temor a las consecuencias, mas que al acto en si.

¿Qué pasaría si no desechamos?, dejamos que se apodere de nosotros
ese deseo, el deseo de la sangre, de la violencia, el deseo sentir el dolo y disfrutarlo.

Si todo ángel tiene su demonio, todo tiene su lado opuesto, el ying y el yang, así que yo por supuesto tengo el mío, si puedo ser dulce como la miel, tierno como el algodón y ser la persona mas amable del mundo.

Pero hay veces que me tocan los cojones, que veo injusticias, y sí, me entran ganas de matar, de arrancar el corazón a esos hijos de puta que se creen dioses, que se creen mejores que los demás por tener mas dinero, que se creen con derecho a todo, malditos cabrones de mierda, le arrancaría la cabeza con mis manos para metérsela por el culo.

A veces pasa por mi mente, muchas deseo llevarlas a cabo, se apodera de mi las tinieblas, el deseo oculto de matar, de buscar el placer en el sufrimiento ajeno, el color de la sangre, la mirada oprimida de terror, las ansias de ayudar a entrar a las puertas del infierno a esos que se lo merecen, sabiendo que tarde o temprano las tendré que cruzar.

No te asustes por lo que has leído, tú también tienes tu lado oscuro, todos lo tenemos, solo que muchos no cedemos al deseo, aún.

No interpretes lo que has leído, como un alegato a la violencia, es una simple reivindicación del placer que puede producir, de sacar el deseo oculto como desahogo a la desesperación que a veces produce la vida.

Mi lado oscuro esta ahí, lo siento, lo noto, a veces me entra ganas de coger a ese imbécil que se burló de mí y retorcerle el cuello, a veces deseo gritar y decirle al mundo que se vaya a la mierda, decirle a aquellos q se esconden detrás de algún dios que no sean cobardes y den la cara a la vida, cuando veo, a esas personas con sus grandes coches, grandes casas,…..para ver después las millones de personas que se mueren de hambre, me entran ganas de matarlos, si, así es, quizás no tenga el valor de hacerlo, pero si que me gustaría, quizás sea un cobarde, pero el deseo esta ahí, el deseo.

Bueno espero que cuando leas esto, si lo has hecho, entiendas que el lado oscuro de Toni es un deseo, creo que simplemente eso, no creo que sea capaz de hacerlo o si.

Autor: Toni