27 de mayo de 2009

Mi corazón está empezando a arder

Mi corazón está empezando a arder
tu mirada se pierde en mi interior
y mi interior piensa en tu amor
soñando que algún día tenga tu querer

Estar a tu lado cada amanecer
acariciar tus labios con ardor
para ver en tu mirada el esplendor
que hace que mi vida sea un placer

Tu sonrisa me invita a soñar
que algún día estaré a tu lado
que tus labios me lleguen a besar

Presa de un amor que me ha cautivado
soñando que siempre nos vamos a amar
soñando que no me lo he imaginado



(57)

Autor: Toni

El tiempo no nos va a enseñar

Solo hay que mirar alrededor
y parece que nunca va acabar
pero el tiempo no nos va a enseñar
de lo importante que es el amor

Lo sabemos y no se guarda el rencor
la historia no nos va a inculcar
que de nada sirve llegarse a vengar
que lo único que se encuentra es mas dolor

¡Justicia!, donde te has vuelto a meter
hace tiempo que te estoy buscando
por favor, no te vuelvas a perder

Hay un mundo que está juzgando
a otro, sin que llegue a entender
porqué no nos estamos respetando


(58)

Autor: Toni

Esperanza, el nombre de una mujer

Esperanza, el nombre de una mujer
esperanza que cubre mi interior
soñando que algún día su amor
tenga el privilegio de poseer

Sueño que algún día mi querer
brille con fuerza a su alrededor
para poder sacar de mi lo mejor
y dar todo el amor que puedo ofrecer

Que tengo guardado en mi corazón
el camino hacia la felicidad
un camino hecho con la ilusión

De que me acompañe el amor de verdad
de que me atrape la sensación
que mi sueño se ha hecho realidad

(60)

Autor: Toni

Lo mejor para ser feliz es querer serlo y tener la suerte de que puedas conseguirlo.

Autor: Toni

19 de mayo de 2009

P70

Sería importante para mí,
en ciertas situaciones,
establecer bien la diferencia
entre mi manera de ver ciertas gentes
y el efecto de los juicios que he oído sobre ellos.
Yo no veo a esta persona como falsa,
¿cómo la veo pues?
Surge el problema de saber como la veo ahora
frente a tratar de ser consecuente con las opiniones
que en el pasado expresé sobre ella.

16 de mayo de 2009

Entre sueños y desvaríos

Rodeado de cosas insustanciales, en un mundo que tiene de todo y no sabe nada, perdido en pensamientos que no me ayudan a aprender, trato de buscar el sentido de la vida en una vida sin sentido.

Nos gusta compararnos, o para demostrar que somos mejores o demostrar lo mal que estamos, decimos que somos únicos cuando nos interesa, para que nos halaguen, decimos que somos iguales que todos cuando obtenemos un beneficio propio. El ser humano, el ser que no sabe ser, que cree estar, y no sabe para que, que no sabe de donde viene ni a donde va, el ser, el ser humano.

Una de mis preguntas, ¿para que saber de donde venimos?, la respuesta es imposible de contestar, ya que no todos quieren la misma respuesta, la ambición de hombre por buscar respuestas a su creación es una pérdida de tiempo, porque me dirán para que serviría saberlo, ¿que problemas actuales solucionaría?

Camino sin sentido por el sendero de las dudas buscando preguntas, encontrando respuestas perdidas en mis pensamientos, llenos de dolor y remordimientos, vivo para ser, soy lo que soy, no soy lo que he querido ser pero ser como soy y me hace ser.

Un mundo mejor es posible, ¡¡claro que es posible!!

Es posible, porque en vez de comprarte un coche de 20000 €, puedes viajar en bus, en vez de tirar una cantidad enorme de comida a la basura, compras menos, te ahorras dinero y ese dinero que te ahorras lo puedes donar a una ONG (jajaja).

La puta avaricia que nos corroe y nos corrompe, que nos hace permanecer impasibles mientras vemos las noticias en la televisión, vemos como hay niños que se las comen las moscas mientras nosotros disfrutamos de nuestro almuerzo. Hablamos de crisis, si hablamos de crisis, una crisis que no nos impide comer, vestirnos y tener un techo donde dormir pero no nos fijamos que en tiempos de bonanza que había una economía floreciente y que reportaba multitud de beneficios, seguía existiendo personas que se morían de hambre mientras tu disfrutabas de tu desayuno.

Sé que estoy jodido, no porque lo poco que tengo no es mío, porque lo que no tengo lo tienen muchos de los que no se los merecen tenerlo, la vida no da ni quita, dios no reparte suerte (sobre todo por que no existe), pero quien diga que tiene lo que se merece a lo mejor tiene razón, pero que mire a sus alrededor y mire si lo que tiene lo necesita y después, mire a quien necesita, si miras y no ves, busca.

Camino despacio y sin prisas, anclado en mis pensamientos y desvaríos, perplejo por una utopía alejada de la realidad que me obliga a soñar, deseo incuestionable de cambiar, de cambiar deseo por hechos, hechos que me hagan sentir vivo, alejados de esta cruel realidad, preso de un destino que me espera mas allá del olvido, dejo para recuerdo algo mas que malos momentos, porque no todo es llorar, la sonrisa no ha dejado mi rostro a pesar de las lágrimas, no he llorado por placer ni por necesidad he llorado por querer y por amar pero esos son recuerdos que no quiero olvidar pero tampoco recordar, quizás la vida no me ha tratado bien, quizás algunas personas no han sido buenas conmigo pero no puedo negar que la vida me ha dado buenos amigos, camino despacio y sin prisas, entre sueños y desvaríos para despertarme en la realidad.

Autor: Toni

11 de mayo de 2009

A BUSCAR LEÑA capítulo 2

Capitulo 1, pulsa aqui

Aquella mañana el gallo cantó mas fuerte que nunca. Sumido en un profundo sueño, aquél grito sonó en su cabeza como si tiraran de su pelo cien personas a la vez, luego escuchó la voz de su padre que sonaba impaciente.
-¡ Vamos levántate, dijiste que hoy me acompañabas!
Mientras se vestía perezosamente y estiraba los brazos contestó:
- Todavía es muy temprano, estoy muerto de sueño .
-¡Acelturm!, le dijiste a tu padre que lo acompañabas , levántate y ven a desayunar- le dijo su madre con voz imperiosa.
Muy despacio se levantó, se restregó los ojos y se puso la ropa, para ir a desayunar a la cocina, allí estaba preparada la leche caliente con tortas de maíz.
La familia de Acelturm estaba bien acomodada, tenía las necesidades cubiertas y se podía permitir algunos caprichos, su madre se llama Omeisa y se dedica a cuidar del hogar, se podían permitir contratar a una criada que ayudaba a realizar las tareas de la casa, mientras la señora también se dedica a llevar las cuentas del negocio de su marido. El negocio del marido de Omeisa cuyo nombre es Áketurg, es recoger leña en el monte o el bosque para luego venderla, es un buen negocio ya que la mayor parte de la leña recogida se la vendía a la gente acaudalada del pueblo. Para ello tenía dos empleados que prácticamente realizaban el trabajo más duro, con lo cual él se dedicaba a cobrar y a conducir el carro, a veces ayudaba a cargarlo. La venta de leña es un buen negocio porque el coste no es muy alto, aunque el trabajo es duro, casi toda la que recogía se vendía a la gente rica del pueblo y luego la que sobraba se la quedaba para la casa o la guardaba en el almacén que tenía en las afueras del pueblo.
-¡Acelturm, venga date prisa! - le gritó su padre mientras esperaba en el carro con sus dos empleados, Torvu y Bak.
-¡Ya voy! - dijo mientras salía corriendo de la casa y se sentó al lado de su padre - hola Torvu, hola Bak.
-¡Hola!- Contestaron los dos al unísono.
Salieron hacia el monte, durante el camino Torvu y Bak se pusieron a conversar.
-¿Sabes las nuevas noticias que llegaron sobre el reino? - dijo Bak
- No, últimamente no veo a ningún forastero.
- Pues yo vi uno ayer y me contó cosas bastantes interesantes de posibles nuevos acontecimientos en el reino.
-¿Nuevos acontecimientos?, acaso el viejo rey se ha vuelto a casar.
- No, hombre no, el viejo rey se está muriendo.
- Horbás, "El máximo, ¿se está muriendo?, pero entonces que será de nosotros.
- Parece ser que el trono lo va a heredar su hija, la princesa Banalur, pero no se sabe si su hermanastro, el príncipe Horiel reclamará el trono, aunque como es sabida la princesa tiene el derecho de coronarse reina al ser la primogénita.
- Parece que se avecinan tiempos difíciles, Bak
- Eso parece, Torvu.
Acelturm escuchó la conversación, y miró hacia atrás observando como los empleados de su padre hablaban de otro tema despreocupadamente, luego giró hacia su padre para preguntarle:
- Padre - su padre se giró hacia él -¿qué quieren decir cuando hablan de que se avecinan tiempos difíciles?
- Pues - su padre se lo pensó, no sabía si hablarle como a un niño o un hombre, aunque tuviese dieciséis años. - Mira, los asuntos de la capital, donde se encuentra el palacio del rey, son muy complicados, los rumores unas veces son ciertos y muchas otras son engaños, la vida es muy complicada, como para estar preocupándonos por asuntos que no se saben si serán verdad.
- Pero padre, si hay una guerra, ¿nosotros tendremos que luchar?.
- Pues claro hijo, tenemos que defender todo lo que hemos conseguido.
- De que lado lucharemos, con la princesa o con el príncipe.
La conversación empezaba a incomodar al padre, la princesa es la heredera legítima, pero dicen que tienen aires de maldad y en cuanto al príncipe, es el hijo de la segunda esposa del rey, solo tendría acceso al trono si su hermanastra muere. Por lo tanto contestó:
- Lucháremos al lado de quien reine en Kartmanzia.
Acelturm se quedó mirando a su padre, mientras éste llevaba las riendas del carro, al cabo de un rato giró la cabeza al frente.
Estaba empezando a amanecer, el cielo con un color rojo anaranjado, presagiaba que iba a ser un día soleado. Torvu y Bak seguían conversando. De todo un poco, a veces de gallinas, otras de la hija de fulanito, etc. Acelturm analizaba la respuesta que le había dado su padre, ¿a que se refería cuando dijo que "lucharemos"?. Nunca había utilizado un arma y sólo se había peleado con otro chico, por algún insulto sin importancia. Otra cosa que también preocupaba al muchacho, era el bando con el que pensaba luchar su padre, no lo dejó muy claro, "con quien reine", ¿si reina la princesa y su hermano se levanta en armas contra ella?. Pero no dicen que la princesa Banalur, tiene un corazón oscuro y su hermanastro es noble y justo, como su padre.
Falta poco para llegar, ya empieza a verse el techo del almacén, donde guardan la leña que no pueden transportar en el carro, para poner a secar aquella que está húmeda por la lluvia o por la niebla, ahí dejan el carro. Una vez allí Acelturm se baja de un salto, para echar una ojeada alrededor del almacén, hacía casi un año que no venía, siempre había inventado alguna excusa para no venir, pero ahora no le quedó otro remedio y tuvo que aceptar la "invitación" de su padre. Nada había cambiado, todo seguía igual, desilusionado, después de inspeccionar los alrededores, se acercó a su padre, este lo miró y le dijo:
- Bueno y que te parece lo que has visto.
- Sigue todo igual, yo pensé que habrías hecho algún cambio.
- Seguro que no te has fijado bien, los chicos y yo hemos trabajado muy duro para mejorar esto, me ha costado mucho esfuerzo tener lo que tengo, y a lo mejor, si tú quieres, podría ser tuyo, tienes que fijarte mejor, se han cambiado algunas cosas, vete y dile a Torvu que abra la puerta del almacén.
Acelturm se acercó hasta Torvu y le dijo que le abriera el almacén, éste cogió la llave de su bolsillo y abrió la puerta.
-¡Venga señorito!, pase y vea ,nosotros y vuestro padre hemos trabajado mucho para mejorarlo , fíjese bien, verá que esto ha cambiado, ¡ah!, tenga cuidado con las ramas, algunas tienen las puntas muy afiladas y pueden pincharle.
El muchacho entró, una vez estuvo abierta la puerta completamente, vio que todo estaba muy bien iluminado, debido a unos grandes ventanales en las paredes laterales, que dejaban pasar mucha luz, siguió caminando, mirando para todos lados, a ver si veía algo nuevo, el almacén estaba casi vacío, para eso estaban allí, para llenarlo, cuando miró a la pared del fondo, vio una puerta que no estaba allí antes, igual que los ventanales, no estaba la última vez que pisó este lugar, se acercó muy intrigado por saber que es lo que había tras la puerta, cuando pasó y vio lo que había en ella quedó boquiabierto.
Una gran habitación, con cuatro camas a un lado y en el centro una chimenea, con un montón de leña al lado, caminando hacia la izquierda una mesa de madera con cuatro sillas, también de madera, una cocina y un pequeño cuarto en una esquina para guardar los víveres.
Acelturm se quedó boquiabierto, sin saber que decir, su padre y los dos empleados se acercaron por detrás con una gran sonrisa y dándole una palmada en la espalda a su hijo, este le dijo:
- Bueno y que te parece, como te ha dicho Torvu, hemos trabajado mucho para mejorar este lugar, ahora el tiempo que tengamos que pasar aquí, lo haremos para descansar y recuperarnos para la faena, no como antes que en vez de descansar salíamos como si no hubiésemos parado en dos semanas, bueno, ¿te gusta lo que ves?.
- Pero, ¿cuando lo habéis hecho?, esto es fabuloso, podríamos quedarnos a vivir aquí.
- No es para tanto - le dijo el padre - pero ahora espero que subas mas a menudo. ¡Bak está todo preparado!.
- Sí señor, cuando usted quiera podemos empezar.
Los cuatro salieron a buscar leña con los caballos de carga portando dos grandes cestos a cada lado, cada vez que los llenaban iban al almacén a vaciarlos y volvían otra vez, así hasta que empezaba a anochecer, a partir de entonces volvían al almacén para descansar y pasar la noche.
-¿Cómo estás?, - le preguntó a Acelturm su padre.
- Un poco cansado y con unas cuantas magulladuras, pero estoy bien.
- Vete a descansar pronto, porque mañana desde que salga el sol empezaremos.
Después de cenar, Acelturm se fue a acostar y cayó redondo encima de la cama, enseguida se quedó dormido. Mientras su padre y los empleados se quedaron separando la leña, la que estaba seca de la verde, haciendo manojos para luego venderlos. Después de terminar, cogieron una botella de vino que había en la despensa y un manojo de cartas, para quedarse bien entrada la noche jugando y bebiendo.
Acelturm se despertó, estiró los brazos y miró alrededor, todavía estaba oscuro, miró a su padre y los empleados, estaban dormidos, durante unos minutos se quedó sentado en la cama sin saber que hacer luego se levantó se puso la ropa y las botas, decidió que salía a dar un paseo, hasta que los demás se despertasen. Fuera hacía una ligera brisa que hacía que sintiera un poco de frío, una luna llena daba algo de luz para poder ver el camino, así que el muchacho empezó a andar, pensando como debe ser vivir en la capital del reino, como es el príncipe, la princesa...........de repente oye un ruido y se pone a alerta:
-¡Quién anda ahí! - nadie contesta - bueno debe ser una alimaña- pensó.
Siguió caminando sin darle mas importancia a lo sucedido, pensando en unas cosas y en otras.
De repente oye otro ruido, esta vez se asusta, se queda mirando y no ve nada, se ha alejado mucho del almacén, oye un aullido, no muy lejos, su temor aumenta y empieza a correr, corre con todas sus fuerzas, nunca había corrido tan rápido, parece que ya no se oye ningún ruido, pero no deja de correr, el miedo le da una fuerza superior y sigue, no piensa parar hasta que entre por la puerta del almacén, entonces tropieza y se cae, rápidamente se levanta , mira hacia atrás, está todo tranquilo, y entonces echa a caminar.
¡¡¡PAAAM!!! y Acelturm pierde la conciencia.

Capitulo 3, pulsa aqui

Autor: Toni

La obsesión del deseo / Parte 3

Parte 2 pulsa aqui



Cuando llegó a casa se acostó boca arriba en la cama, decepcionado, dolido y abatido, sentía un enorme pesar en su corazón, esperaba encontrar una cara sonriente pero vio que esa cara no le sonreía a él, sino a otro hombre, ¿como podía ser tan ingenuo?. Antes de ir a verla tenía que haberse informado sobre ella, si estaba casada, tenía novio, etc. Parece ser que tenía pareja, eso le provocaba un ardor en el estómago inaguantable, se sentía estúpido por ser tan ingenuo, entre los sollozos y las lamentaciones se quedó dormido.

Pedro estaba atendiendo a un cliente, este era un cliente muy importante, su trabajo consistía básicamente de canalizar los pedidos de los clientes y asesorarlos, el que ahora atendía era muy importante, ya que era de los mas volumen de mercancía solía pedir, además Pedro solía congeniar mucho con los clientes, ayudaba a las ventas y con este tenía una muy buena amistad con el hijo.

- Entonces te mando 100 cajas.-le dijo Pedro

- Pero me tienen que llegar antes de dos días.

- Eso esta hecho, le daremos prioridad a tu pedido.

- Sí, eso me dijiste la otra vez, y te retrasaste tres días.

- Pero aquella vez no fue culpa nuestra y lo sabes, nadie tiene la culpa de que hubiese llegado aquella tormenta, nadie fue capaz de predecirla.

- Y por eso te perdono, cambiando de tema, ¿que tal fue la fiesta?

- Pues muy bien, la gente se lo pasó fenomenal, ¿Porque no fuiste?, eras bienvenido.

- Se agradece, pero ya no estoy para esos trotes, mi hijo creo que si fue.

- Sí, lo vi, hablamos un rato, creo que le gustó la fiesta.

- Hace días que no hablo con él, bueno, te dejo Pedro, un placer charlar contigo, esperaré tu pedido como acordamos.

- El placer ha sido mío, mándale saludos a la familia y hasta pronto.

Se despidieron con un apretón de manos y Pedro acompañó al cliente hasta la puerta.

Sonó el teléfono, no el de la oficina, sino el móvil, alguien conocido lo estaba llamando, mira en la pantalla quien es, ¿Sofía?, vaya, no se la esperaba, cogió al teléfono y contestó:

- Hola Sofía.

- Hola Pedro, ¿estas ocupado?

- No ahora acaba de salir un cliente, podemos hablar.

- Era para hablarte sobre el chico que me presentaste en tu fiesta, ¿sabes quien es?

- ¿Cuántos chicos te presente?, creo que fueron unos cuantos – mientras trataba de recordar.

-Bueno si, pero el único que estaba sobrio – esbozó una leve sonrisa

- Ah, ese sería Álvaro, el no bebe desde hace tiempo.

- Si creo que es ese, si es el único que no bebió, apenas pude hablar con él, y no tengo modo de localizarlo, a ver si tú me puedes ayudar.

- ¿Quieres su número de teléfono?

- Si lo tienes sí, me harías un gran favor, pero no estoy segura de que sea él.

- Eso lo sabrás hablando con quien te coja el teléfono del número que te dé.

- Así es.

Y pedro le dejó el número de teléfono, Sofía no estaba segura si era esa la persona que buscaba, pero tenía que intentarlo.

Autor: Toni

3 de mayo de 2009

Amor de una madre

Amor de una madre, amor verdadero
perdona que te haya causado dolor
perdona que no haya entendido tu amor
perdona que no te haya dicho te quiero

Tú que me has cuidado con esmero
para que la vida me vaya mejor
perdona que haya cometido el error
de creer que tu amor no era sincero

Tú que siempre has estado a mi lado
cuando realmente lo necesitaba
eres la única que no me ha defraudado

Siempre me has dado más de lo que esperaba
sin ti no me hubiese superado
porque tu amor siempre me ayudaba.

(27)

Autor: Toni

Mas allá del amor

¿Alguna vez has sentido el deseo?, el deseo de quemar con tu fuego, el deseo de sacar la pasión, el deseo de que el calor de tu cuerpo no espere el roce de otro. ¿Alguna vez has sentido el deseo?, el deseo de amar y no sentir lo que es el amor, de encontrar placer a través del deseo………. Paseo por mi mente, con imágenes desnudas de placer y ternura, camino despacio, sintiendo el placer que me puede llevar a la locura, oculto en mi mente, cerca del recuerdo, el deseo, el deseo de sentir, de sentir y amar, amar para sentir el roce de tus labios, el roce de tus dedos sobre mi piel.

Camino despacio entre las prisas, recordando momentos que no quiero olvidar, encontrando recuerdos inolvidables. Antes todo era distinto, antes de conocer las sensaciones prohibidas que algunos te quieren hacer ver, sensaciones que se ocultan bajo el placer, el placer de sentir, el placer de querer, el deseo de querer sentirte mejor y conseguirlo a través del placer corporal, conseguirlo y hacer disfrutar, mas allá del amor y la amistad. ¿Quieres sucumbir al deseo?

Autor: Toni